30/07/2020

Primera peregrinación diocesana de jóvenes a Guadalupe: 1987

La Pastoral Juvenil en la Archidiócesis de Toledo comenzó su andadura motivada por año Santo de la Redención que Juan Pablo II convocó en el año 1983. Con tal motivo, los jóvenes peregrinaron a Roma para participar en el Jubileo. En la clausura de dicho año santo, en 1984, el Papa entregó a los jóvenes la Cruz de los Jóvenes, que más tarde se convertiría en la Cruz de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ).

En el año 1985 se celebró, en Roma, la primera JMJ en la que participaron los jóvenes de nuestra archidiócesis. Durante esta época, el Arzobispo de Toledo, D. Francisco Cerro, era el responsable de la Pastoral Juvenil.

Fruto de todo esto y junto a la especial importancia y cariño de la Archidiócesis a la Virgen de Guadalupe, en el año 1987 tuvo lugar la primera peregrinación diocesana de jóvenes al Santuario de la Virgen de Guadalupe.

Desde entonces, cada año, los jóvenes tienen, en esta peregrinación, una cita importante dentro de todas las actividades de la pastoral juvenil diocesana. Miles de jóvenes han encontrado a los pies de la Virgen de Guadalupe su vocación a ser joven cristiano comprometido. Y muchas vocaciones a la vida religiosa, al sacerdocio y al matrimonio han nacido allí.

A continuación, el díptico de la primera peregrinación diocesana, de 1987: